#Amanitawall

De entre todos los grandes cetáceos que cruzan el Estrecho de Gibraltar, Amanita destaca especialmente. ¿Por qué? Porque desde su primer avistamiento en 1998 se sabe que sigue volviendo a nuestras aguas año tras año. Obstinado en regresar al estrecho para alimentarse, el cachalote nos pareció un símbolo adecuado de cómo la vida se abre camino a pesar de la contaminación, de los plásticos, de los gigantescos buques y de los peligrosos ferrys que sobrepueblan la bahía. 

Hace un par de años presentamos este proyecto para un concurso de murales en la ciudad de Tarifa. Al final, decidimos que era demasiado bueno como para guardarlo en el cajón y se lo regalamos a nuestra ciudad, Algeciras. Amanita es un cachalote que cruza todos los años el Estrecho de Gibraltar a pesar del tráfico marino que sobrepuebla la zona y la contaminación que lo amenaza. Por eso lo elegimos como símbolo de la biodiversidad del Estrecho.